¿Qué pasa en Navidad?

Habréis notado que en esta época del año la gente es más amable y más cercana. Incluso los más duros, parecen un poco más humanos.

Pero, ¿Qué pasa en Navidad?

Yo creo que en algunos se produce un cambio de actitud, por dos semanas, nos preocupamos de mirar hacia dentro y dar lo mejor de nosotros. Nos centramos en el interior y miramos el mundo que nos rodea a través del amor y la generosidad.

Mostramos nuestros sentimientos abiertamente y son momentos donde nos acordamos de los que ya no están aquí.

Este cambio de actitud mueve al sistema, no estamos solos y un cambio en un elemento del sistema produce cambios en el sistema.

Es como si por dos semanas hubiera una tregua, y nos permitiéramos mostrar nuestros sentimientos, mostrar nuestra vulnerabilidad.

Cuando acaba la Navidad cerramos nuestro corazón y volvemos a la rutina, de nuevo el absorbente trabajo, las prisas, los nervios. Hemos sacado nuestro corazón por dos semanas, es hora de encerrarlo de nuevo y blindar el cierre hasta la próxima Navidad.

¿Sabes qué?, qué yo este año voy a dejar abierto mi corazón, voy a permitirme que todo el año sea Navidad y voy a compartir mi amor con toda la humanidad. Voy a exponerme y permitirme ser vulnerable, voy a equivocarme y voy a levantarme y voy a disfrutar en este camino maravilloso que es mi vida.

¿Me acompañas?

1 Comment

  1. Me gusta lo que planteas, y así debería ser, todo el año motivarnos con el espíritu de la Navidad, que no es otra cosa que preocuparse por los demás, ponernos en el lugar de quien nos rodea, valorar, motivar, confiar, escuchar. Ser pacientes, tolerantes, inteligentes, capaces.
    Evitar los pensamientos actitudes, negativas, ser directos, evitar las estrategias, ser justos, y claros, en definitiva buscar la verdad.
    ¿Realmente todo esto se puede cambiar solo por una cuestión de calendario?
    Sinceramente pienso que tienen que producirse cambios profundos en nuestro interior para darnos cuenta que necesitamos estos cambios.
    Precioso trabajo mucho animo.

Responder a José Maria Vera Guerrero Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.