¿Quiero ser comercial y no sé por dónde empezar? Cinco claves para que decidas si esta profesión es para ti.

Me encanta considerarme comercial, siendo una de las profesiones más apasionantes que he conocido también es una de las más duras, sobre todo cuando no llegas a los objetivos. He trabajado con personas que poniendo todo de su parte no alcanzan los resultados y otras en cambio a las que les sale todo aparentemente fácil.

¿Dónde está la diferencia que marca la diferencia?

En mi experiencia, te daré algunas claves que he identificado en todos los grandes comerciales con los que he tenido oportunidad de  trabajar. Seguro que hay muchas más, pero si al menos tienes estas, puedes pensar seriamente en enfocar  tu carrera profesional como comercial. En caso contrario, se trata de habilidades y se pueden desarrollar:

  1. Un buen comercial se gusta y esta actitud le predispone para que le gusten los demás. Un buen nivel de autoestima ofrece una actitud positiva ante cada nuevo cliente y ayuda a vender. Que te guste relacionarte con los demás es clave para que seas un buen comercial. Además, mantener esta actitud positiva entre clientes te ayudará a hacer un reseteado rápido cuando no consigas vender.

Un profesional de la venta, aprende de los errores pero no se fustiga por los fracasos.

  1. Un buen comercial busca satisfacer las necesidades de sus clientes y dar siempre algo más al cliente de lo éste espera recibir por el precio pagado. Cuando mires a un cliente, intenta ir más allá y ver a la persona que hay detrás.

Muéstrate presente al 100%, el cliente percibirá que no hay nada más importante que atenderle, sólo si es verdad para ti.

No olvides que tus pensamientos van alineados con tus emociones y con lo que dices y haces. No es muy coherente que estés mirando el reloj a la vez que bostezas, aunque le digas al cliente que te importa mucho su satisfacción. Recuerda que comunicamos más del 90% con lenguaje no verbal.

Mantén viva tu cartera de clientes, que no tengas lo que tu cliente necesita en este momento no significa que no lo puedas conseguir en el futuro.

Un buen comercial se interesa auténticamente por las necesidades de sus clientes y escucha mucho más que habla para identificarlas.

  1. Un profesional de la venta tiene escritos sus objetivos y trabaja duro para conseguirlos. Si acuerda llamar a un cliente, le llama. No posterga ni busca excusas para no hacerlo. Si el cliente no atiende la llamada en mi opinión hay que insistir, sin llegar a ser pesado. En mi opinión tres llamadas bien preparadas y dosificadas en el tiempo deberían ser suficientes.

Un buen comercial, se responsabiliza de su trabajo y cumple con sus compromisos.

 

  1. Los buenos comerciales creen en su producto, defienden su precio y la empresa para la que trabajan. Es necesario, aunque no suficiente que conozcas tu producto. Si tienes problemas con este punto, puede que seas un buen comercial pero debas plantearte conocer mejor el producto o cambiar de empresa y/ o de producto.

Un buen comercial defiende el precio de su producto.

 

  1. Un buen vendedor no teme el fracaso y plantea el cierre de la venta. Sabe exactamente cuándo ha llegado el momento, gestiona bien sus emociones y es capaz de identificar las de los demás. En mi opinión, no es bueno que te precipites al cierre, pero es menos bueno que un cliente se vaya sin que lo hayas intentado. Recuerda que cada fracaso es un peldaño para el éxito. No tengas miedo al no, si las resistencias aparecen estas más cerca de la venta de lo que piensas. El cliente ha contemplado la compra y han surgido algunas dudas. Aprovecha la oportunidad, pregunta y ayúdale a vencer la resistencia.

Un buen comercial actúa y cierra.

Espero que estas claves te aporten algo más de lo que ya conoces, si lideras un equipo de ventas y quieres mejorar y/o desarrollar algunas  de sus habilidades, escríbeme a:

info@tomacoaching.com

1 Comment

  1. Una visión muy certera de como tiene que ser un verdadero comercial. Como coach, aportas un enfoque muy claro y directo de las habilidades que ha de tener un buen comercial y muchas de ellas se pueden extrapolar a otras profesiones, ¿no crees?. Gracias por tu reflexión, Montse

Responder a Susana Fuster Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.