Mi plan B

Hace unos años, debatiendo sobre nuestro futuro profesional, un buen compañero-amigo me preguntó…. Vale Montse pero entonces ¿cuál es tu plan B?.

La pregunta me pillo completamente desprevenida;  si pudiera insertaría el emoticono de la carita con ojos muy abiertos y cejas levantadas. Me quedé completamente desconcertada y sin querer admitir a qué se refería, ¿plan B?.  ¡Mi problema no era no disponer de un plan B, mi problema era que no tenía plan A!.

Esta pregunta me hizo despertar, menudo descubrimiento. Me llevé un buen bofetón, tome conciencia de que mi plan de vida estaba siendo liderado por… ¿las circunstancias?, bueno, ya sabes a lo que me refiero: la vida, la hipoteca, es que no tengo tiempo para pensar, las obligaciones….y todas aquellas excusas que quieras añadir y que te estén sirviendo para no vivir.

Esa toma de conciencia, me llevó a reflexionar. Fui consciente con claridad cristalina, de lo poco que me estaba preocupando por liderar mi propia vida y como me era mucho más fácil culpar a otros de mis propias elecciones.

A partir de aquí, todo fue muy sencillo. Admitir que quería VIVIR, y ser la artista de mi propia película me llevó a tomar la responsabilidad sobre mi vida y a ser capaz de aprovechar cada minuto del día.

Tomar conciencia y ser responsable me llevaron a la acción. El tiempo se multiplicó, desaparecieron las excusas. Empecé a estudiar, a ir al gimnasio y a tener perfectamente definidos mi plan A, mi plan B, incluso mi aún difuso plan C!

Ahora, viéndolo en perspectiva,  pienso lo importante que fue para mí aquella pregunta. Como de pequeños detalles, vamos eligiendo nuestro camino y como a pesar de que en muchas ocasiones nos cueste admitirlo, vamos dibujando nuestra propia vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.